Son numerosas las parejas que se plantean la posibilidad de separarse o divorciarse tras una difícil convivencia vacacional. Las estadísticas no mienten, una de cada tres parejas que se divorcian, lo hacen tras el verano. Las discrepancias que existen entre la pareja, quedan mimetizadas en el devenir y la cotidianidad del invierno. Estas diferencias se ocultan tras el exceso de trabajo, las tareas del hogar, el cuidado de los hijos u otras obligaciones que asumimos a lo largo del año y que se hacen más visibles en el periodo vacacional. En otros casos, la idea de romper con la pareja es una decisión tomada que se va posponiendo a lo largo de todo el invierno, anhelando que los beneficios que nos puede brindar el verano se conviertan en una última oportunidad de “arreglar lo desarreglado”. Desgraciadamente en muchos de los casos esto no es así, ya que al contrario de lo que muchas veces se piensa, el compartir mucho tiempo juntos en los meses de verano puede provocar que no se quiera demorar más una situación que se va tornando cada vez más tensa. Elegir la mediación para el proceso de divorcio o separación, es una decisión acertada sin duda. Las personas que decidan hacerlo no tendrán que hacer frente a los costosos gastos que supone un divorcio por la vía tradicional, además de ser un proceso que no se dilatará tanto en el tiempo. Pero los beneficios de la mediación también pasan porque las parejas podrán decidir en todo momento lo mejor para ellos y para los suyos. En este sentido y en el caso de una pareja con hijos se acordará cómo será el tiempo compartido con ellos, así como los gastos necesarios que tendrán que aportar cada uno de los cónyuges para su alimento y cuidado, el futuro uso de la vivienda familiar u otros temas que se consideren necesarios tratar. El acuerdo alcanzado con todas estas cuestiones puede formalizarse de manera que sus efectos legales sean de iguales consecuencias que un divorcio gestionado por la vía tradicional en los Juzgados. Es por todo ello y siendo conocedores de la situación económica que están viviendo muchas de las familias en nuestro país, nuestro Centro de mediación ofrece a partir de septiembre hasta final de año, los procesos de mediación con beneficios económicos y ofertas para aquellas personas de nuestra ciudad que hayan tomado la decisión de divorciarse o separarse. En Alquimia queremos que las parejas puedan beneficiarse de la mediación como un proceso en el que todos ganen y en el que el coste emocional que supone una ruptura de pareja se vea aminorado por el carácter personal y cercano que caracteriza a un proceso de mediación. La campaña “5 Razones” emerge del programa “Divorciar-t con Mediación”con el que trabaja Alquimia desde hace ya más de un año y con el que se han podido atender a numerosas familias sevillanas. La campaña fundamenta las cinco razones por las que una pareja debe elegir la mediación como un servicio profesionalizado para su proceso de divorcio o separación:

1.- Porque no quieres estar más tiempo en esta situación

2.- Porque quieres algo económico y de calidad

3.- Porque puedes hacer las cosas de manera diferente

4.- Porque en poco tiempo ganarás mucho

5.- Porque aún no sabes que la mediación es lo mejor para ti y para los tuyos